Usted está aqui: Home » Defensores DDHH

Defensores DDHH

 

FONDO DE APOYO A DEFENSORES Y DEFENSORAS INDIGENAS DE LOS DERECHOS A LA TIERRA, EL TERRITORIO Y EL MEDIO AMBIENTE

1-Clic aquí para descargar el documento completo de DESCRIPCIÓN DEL FONDO Y MECANISMOS DE FUNCIONAMIENTO

2- Clic aquí para descargar el Formulario de solicitud de Apoyo Para Comunidades Indígenas y Defensores/as de Derechos Indígenas y DDHH 

*Una vez completo el formulario, enviar al email: fapi@fapi.org.py 

3- Clic aquí para descargar el Formulario de Informe de Uso de Fondos

¿Por qué es necesario el Fondo de defensa y protección a defensores/as de DDHH?

El derecho internacional garantiza el respeto a los derechos humanos y los derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo, en Paraguay, como en muchos países del mundo, la grave situación que enfrentan los defensores y defensoras de derechos humanos y los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales constituye un gran desafío para la vigencia del Estado de Derecho, en el marco del cual se requiere de una acción decidida en favor de los comunidades más vulnerables y en situaciones de riesgo, entre ellas las comunidades y pueblos indígenas, para protegerles en sus derechos y mejorar sus críticas condiciones de vida.

En los últimos años se ha tomado más conciencia sobre el riesgo que enfrentan quienes trabajan en derechos humanos. Es fácil identificar este riesgo cuando los defensores desarrollan su trabajo en situaciones hostiles, como, por ejemplo, actividades relacionadas con la defensa de los derechos a la tierra, el territorio y el medio ambiente. A pesar de la existencia de leyes que protegen los derechos humanos, cuando se producen amenazas o ataques a los defensores y defensoras y a sus comunidades, en la mayoría de los casos las leyes no se aplican o no existen mecanismos institucionales eficaces para la protección de su labor.

Es frecuente que los defensores se enfrenten a situaciones de acoso, hostigamiento, desalojo y arresto arbitrario, tortura, difamación, negación de libertad de movimiento, y dificultad para obtener el reconocimiento legal que precisan sus organizaciones y sus referentes indígenas.

En la mayoría de los casos, los abusos y ataques que sufren los defensores indígenas son una respuesta premeditada y cuidadosamente calculada contra su trabajo.

Es claro que la responsabilidad principal de la protección de los defensores recae en el Estado y los gobiernos, tal y como está establecido en la Declaración sobre Defensores de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Pero es necesario seguir trabajando para que todos los gobiernos tengan seriamente en consideración sus obligaciones con respecto a esto y tomen medidas efectivas para asegurar y garantizar la labor de los defensores y brindarles la protección necesaria.

Defensores y defensoras de la tierra, la cultura y los recursos naturales

Muchas comunidades indígenas están luchando por proteger la tierra, de la que depende su subsistencia. La mayoría, en condiciones de extrema pobreza, solo cuentan con sus tierras para obtener alimento, refugio e identidad cultural. En las últimas décadas, la presión por las tierras indígenas se ha incrementado por parte del sector agroganadero para la exportación, con ello se acelera la deforestación, las invasiones, los desalojos, la contaminación causada por la utilización de agrotóxicos para monocultivos transgénicos, que generan enfermedades y contaminan los suelos y las reservas de agua. Ante ello, muchas comunidades han tenido que dejar sus tierras, condenándolas a desplazarse a otras comunidades o a quedarse sin tierras y engrosar los cinturones de pobreza en las ciudades. Otras resisten y promueven el uso sostenible de la tierra, buscando detener los patrones de destrucción para beneficio de las generaciones futuras.

El marco jurídico nacional e internacional sobre los derechos indígenas consagran el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas y reconocen la importancia de los derechos de la tierra para los habitantes ancestrales. Estos derechos son a menudo foco de conflictos, ya que existen intereses poderosos que desean explotar los recursos naturales que se encuentran en los territorios tradicionales. En ese contexto, los defensores de los derechos a la tierra, la cultura y los recursos naturales se están enfrentando a intereses poderosos y a una fuerte oposición.

Los riesgos que asumen a diario aumentan y se intensifican, por ello es importante buscar y brindar otros medios para reforzar su protección. En este sentido, el Fondo de Apoyo a Defensores/as Indígenas de Derechos Humamos espera contribuir a la protección de defensores y defensoras de derechos individuales y colectivos en situación de alto riesgo, mediante el apoyo económico que les permita el acceso y desarrollo de medidas urgentes de protección, a las garantías constitucionales y las del sistema interamericano y universal de derechos humanos.

El Fondo será implementado por la Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas, organización de tercer nivel que nuclea a 13 asociaciones indígenas que tienen en común la promoción y defensa los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas de Paraguay. 

¿Quiénes pueden acceder al Fondo?

El Fondo está destinado a defensores y defensoras indígenas y organizaciones defensoras de derechos humanos del país que prioritariamente defienden derechos territoriales de comunidades y pueblos indígenas, sus recursos bioculturales y que por su labor están expuestos a situaciones de amenazas y de alto riesgo.
¿Cómo se accede al Fondo?

Los defensores que se encuentren en situación de riesgo podrán solicitar recursos del Fondo para cubrir los siguientes gastos:

  1. Asistencia para acceder a garantías constitucionales y a instancias internacionales de protección de derechos humanos y de defensores (Sistema interamericano y NNUU).
  2. Asistencia médica (primeros auxilios y asistencia psicológica).
  3. Asistencia alimentaria o gastos de movilización de población en riesgo de daño a su integridad física.
  4. Desplazamiento forzado de personas en riesgo de vida (defensores y líderes y lideresas comunitarios y de organizaciones regionales y nacionales).
  5. Asistencia jurídica puntual (auxilios jurídicos). 

¿Cuál es el monto mínimo y el monto máximo para solicitar al Fondo?

Las solicitudes de apoyo podrán realizarse para cubrir gastos desde 100 euros hasta 2.000 euros, o su equivalente en moneda local (guaraníes). 

Mecanismo de acceso

Las solicitudes de apoyo serán recibidas y valoradas por el equipo técnico y la Coordinación general de FAPI. Se dispone de un formulario de fácil cumplimentación accesible a través de la página web (www.fapi.org.py), donde se especifican así mismo los gastos que cubre el Fondo y la modalidad de justificación.

Las solicitudes se tramitarán de forma permanente durante todo el plazo de ejecución del proyecto y las respuestas a las mismas serán inmediatas. Se priorizarán los casos en los que los defensores y/u organizaciones defensoras se encuentren bajo amenaza y alto riesgo a su integridad física o su patrimonio territorial.

 El defensor o la organización defensora en situación de riesgo puede acceder a más información contactando con:

 Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (FAPI)

Dirección: Pa´i Pérez 1.271 entre Ana Díaz y Rodríguez de Francia

E-mail: fapi@fapi.org.pywww.fapi.org.py

*Observación: Cuando el defensor en situación de riesgo no pueda acceder al formulario online, puede ponerse directamente en contacto con la FAPI para llenar el formulario con el apoyo de su equipo técnico.

FUNCIONAMIENTO DEL FONDO

  1. UNA VEZ APROBADA LA AYUDA, el/los beneficiarios del fondo coordinarán con la FAPI los requisitos de aplicación de gastos según se indica en el formulario de solicitud. No se reconocerá ningún gasto previo a la comunicación de la aprobación de la solicitud.
  2. PRESENTACIÓN DE INFORME: el/los beneficiarios deberán presentar un informe narrativo y de ejecución de gastos acompañado por los respectivos comprobantes, utilizando el formulario facilitado y en un plazo no mayor a una semana desde el último gasto realizado. 
  1. DEVOLUCIÓN DEL SOBRANTE: en el caso de que el/los beneficiarios no hayan ejecutado totalmente el monto solicitado, deberán devolver el saldo a la FAPI.
  2. GASTOS ELEGIBLES:
  • Servicios técnicos y profesionales

Incluye: Los servicios requeridos para la asistencia médica (primeros auxilios) o jurídica (auxilios jurídicos).

Para la justificación del gasto se deben adjuntar facturas u otros documentos de tráfico legal.

  • Viajes, alojamientos y dietas

Viajes:

Incluye:

  • Desplazamientos que se requieran para presentar denuncias locales o en la capital del país, acceder a mecanismos nacionales e internacionales de protección a defensores.
  • Desplazamientos para acceder a servicios médicos de urgencia y asistencia psicosocial.
  • Desplazamientos forzosos por medida de protección de defensores de DDHH.

Para la justificación del gasto se debe adjuntar:

Pasajes aéreos: factura de billete de avión, ticket de embarque de ida y vuelta (imprescindible para el reconocimiento del gasto).

Para movilidad en el país: factura/recibo o ticket oficial de taxi, ómnibus, u otro de transporte público. Los gastos repetitivos de pequeñas cuantías y con justificantes de reducido tamaño (ticket de autobús, etc.) se podrán unificar en uno solo, siempre que sean de la misma naturaleza, a los efectos de su inclusión en el listado de comprobantes justificativos del gasto.

Alojamientos:

Incluye: Alojamiento en hotel/hospedaje.

Se debe adjuntar factura de hotel/hospedaje.

 

Manutención:

  Incluye: Alimentación individual en tránsito y víveres en caso de asistencia prolongada.

Se debe adjuntar factura de proveedora de alimentos y/o víveres. Si el pago ha sido en efectivo (contado), la factura debe indicarlo.

  1. MODALIDAD DE EJECUCIÓN DEL FONDO:

El monto aprobado, cuando sea necesario, será transferido al solicitante y/o a su organización de apoyo en la modalidad de fondos a rendir. Los comprobantes de gastos deberán estar a nombre de la persona o institución que recibe dicho monto.

INDICADORES PARA VALORAR LA SELECCIÓN DE SOLICITUDES:

  • Montos mínimos y máximos otorgables equivalentes en guaraníes: 

Monto mínimo: 100 EUR.

Monto máximo: 2.000 EUR.

En determinados casos en los que las circunstancias así lo ameriten, y previa justificación, podrán analizarse variantes al monto máximo.

  • Ausencia de superposición de asistencia

 

Se buscará eliminar la duplicación de esfuerzos y racionalizar los recursos del Fondo para alcanzar el máximo rendimiento posible.

Se deberá contar con el aval de una organización fraterna y otra organización de apoyo con presencia en el territorio del solicitante.

La persona u organización solicitante deberá declarar que no ha recurrido a otras fuentes de apoyo y no cuenta con otros medios para cubrir con los gastos de protección ante su situación de riesgo.

  • Situaciones de riesgo y amenazas ocurridos como máximo en los 3 meses previos a la solicitud

El apoyo solicitado para medidas de acción de protección o acción urgente de protección será aprobado para situaciones de amenaza y alto riesgo ocurridas en un periodo previo no superior a 3 meses, salvo casos de amenaza continua comprobada.

  • Demostrar su labor en defensa de DDHH y los derechos de los pueblos indígenas

 Quienes recurran al Fondo deben demostrar que su trabajo está volcado a los derechos humanos y a los derechos de los pueblos indígenas, principalmente el derecho a la tierra, el territorio y el medio ambiente, y que las amenazas son reales. Siempre será necesario que proporcionen referencias independientes para examinar la situación y a modo de aval que acepte ser corresponsable de la ejecución del Fondo.

 

  • Costos elegibles por el Fondo

 

Las solicitudes deben contemplar los rubros de apoyo previstos por el Fondo.

 

El Fondo cubrirá gastos de medidas de acción de protección o acción urgente de protección.

 

Acción de protección: acción coordinada para enfrentar el riesgo y proteger los derechos a la vida, integridad, libertad y seguridad de la persona beneficiaria, así como cualquier otro derecho relevante para la persona defensora de los derechos humanos y los derechos de los Pueblos Indígenas.

 

Acción urgente de protección: acción coordinada para resguardar de manera inmediata la vida, integridad, libertad y seguridad de la persona beneficiaria, así como cualquier otro derecho relevante para ejercer su labor como persona defensora de los derechos humanos y los derechos de los pueblos indígenas.

 

Riesgo grave inminente: existencia de amenazas o ataques a la persona del defensor/a, a la comunidad, el territorio o la organización, que muy probablemente se presenten nuevamente y que pueden afectar gravemente su vida, integridad física o libertad personal y obstaculizar su labor en detrimento de otros derechos individuales y colectivos.

 

Riesgo: resultado de las amenazas y situaciones de vulnerabilidad que viven las personas defensoras de derechos humanos. Para determinar su magnitud, se deberá analizar la probabilidad de ocurrencia de un ataque y su posible impacto sobre la labor de defensa, a nivel individual o colectivo.

 

Ataques más frecuentes dirigidos contra las personas defensoras de DDHH:

 

  1. Detenciones arbitrarias.
  2. Desalojos arbitrarios.
  3. Persecución judicial (imputaciones a indígenas defensores y/o a sus abogados/as defensores).
  4. Acoso y hostigamiento (incluso ciberacoso).
  5. Difamación o ataques contra la imagen.
  6. Discriminación y represalias.
  7. Destrucción de la propiedad/medios de vida.
  8. Obstrucción del derecho de libre tránsito/derecho de reunión/agrupación.
  9. Obstaculización de la labor de defensa (discriminación, grupos de apoyo boicoteados).
  10. Amenazas a su seguridad en el ejercicio de su labor.
  11. Estigmatización y mensajes de odio.
  12. Insinuaciones o amenazas de violación, violencia de género.
  13. Violencia física, psicológica.
  14. Actos de tortura u otros tratos crueles e inhumanos.

 

  • Verificación del cumplimiento de los requisitos de aprobación de solicitudes de apoyo

 

  1. Identificación del/a solicitante y potencial beneficiario y de su actual ubicación.
  2. Consentimiento del/la solicitante, salvo que este/a se encuentre impedido/a por causa grave.
  3. Narración de los hechos relacionados con el ataque, la amenaza o la situación de riesgo, que deberá estar respaldada por medios probatorios o con el aval de una organización fraterna de reconocida trayectoria en el territorio.
  4. Pedido expreso de apoyo al Fondo a fin de emprender las acciones de protección o acción urgente de protección.

 

  1. PLAZO PARA EMITIR UNA RESPUESTA A LA SOLICITUD DEL FONDO

 

Una vez recibida la solicitud, será revisada por el Comité evaluador de la FAPI, que emitirá una respuesta al solicitante en un plazo no superior a 72 horas.

 

  1. VISIBILIDAD DE LA UNIÓN EUROPEA

 

En la medida en que ello sea pertinente, las personas u organizaciones beneficiarias de las ayudas del Fondo procurarán la visibilidad del apoyo de la Unión Europea, indicando la procedencia de los recursos en las actividades desarrolladas y los informes que elaboren sobre su ejecución.

 

 

 

 

Scroll to top