Declaración de Ginebra exige a gobiernos y empresas poner fin a violencia de personas por defender derechos, tierras y comunidades Reviewed by Momizat on .   Representantes de pueblos indígenas, comunidades afrodescendientes y campesinas de 16 países, entre ellos la FAPI, quienes participaron del Seminario Int   Representantes de pueblos indígenas, comunidades afrodescendientes y campesinas de 16 países, entre ellos la FAPI, quienes participaron del Seminario Int Rating: 0
Usted está aqui: Home » Participación internacional » Declaración de Ginebra exige a gobiernos y empresas poner fin a violencia de personas por defender derechos, tierras y comunidades

Declaración de Ginebra exige a gobiernos y empresas poner fin a violencia de personas por defender derechos, tierras y comunidades

 

Representantes de pueblos indígenas, comunidades afrodescendientes y campesinas de 16 países, entre ellos la FAPI, quienes participaron del Seminario Internacional «Tolerancia Cero ante Asesinatos, Violencia y Criminalización en las Cadenas de Suministro Mundiales que Afectan a los Defensores del Medio Ambiente y los Derechos Humanos», llevado a cabo en Ginebra, Suiza, desde el 22 al 23 de noviembre, del emitieron un llamado urgente a la acción: la Declaración de Ginebra, en el que exigen a los gobiernos y las empresas poner fin a la violencia, el asesinato y la criminalización deliberada de las personas que defienden sus derechos, sus tierras y sus comunidades. La Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (FAPI) estuvo presente en este encuentro a través de la participación de la asesora jurídica de la federación, Mirta Pereira.

Clic aquí para descargar la Declaración completa

El comunicado señala, entre otras cosas que los pueblos indígenas están amenazados, oprimidos, deslegitimizados, criminalizados, no cuentan con reconocimiento, son secuestrados y hasta asesinados, todo esto debido a nuestras actividades de movilización como individuos, comunidades, pueblos y organizaciones para proteger su tierra, territorios y el medio ambiente.

«Nos nombran y deshonran como ‘enemigos’ del desarrollo, y falsamente etiquetados como terroristas y criminales. Hacemos frente a importantes dificultades para obtener una reparación por las violaciones cometidas contra nosotros, viendo que la ley es utilizada en nuestra contra en lugar de estar a nuestra disposición como protección. En muchos casos, los Estados ignoran o no están interesados en nuestros derechos», indica parte del comunicado.

Asimismo, agrega que las tierras y territorios son divididos en zonas para el desarrollo económico, con muy poca consulta y frecuentemente sin obtener el consentimiento. Las amenazas que enfrentamos incluyen acciones por parte de los actores armados violentos que buscan silenciarnos por desafiar y cuestionar el uso ilegal, impuesto y destructivo de los recursos y por protestar contra la expansión perjudicial de las plantaciones agroindustriales a gran escala, las industrias extractivas y la construcción de carreteras y otros proyectos de infraestructura y energía asociados.

«Existe una necesidad urgente de adoptar medidas directas y eficaces para hacer frente a las causas fundamentales de las amenazas y de la violencia en nuestra contra. Una causa subyacente clave es la falta de reconocimiento de nuestros derechos. Esto incluye los derechos de los pueblos indígenas, los derechos a la tierra, los territorios y recursos, y el derecho a dar o denegar permiso, particularmente el consentimiento libre, previo e informado», indica en otro punto.

Agrega que existe una falta similar de reconocimiento de los derechos de las comunidades afrodescendientes, y de otros grupos que tienen derechos colectivos a los territorios, a las tierras y al consentimiento libre, previo e informado.

«La marginación histórica se experimenta hoy en día en todos nuestros países como un racismo persistente y una actitud hegemónica hacia los pueblos indígenas. Los sistemas jurídicos, en los que sí reconocen algunos de nuestros derechos, se caracterizan por la falta de implementación de las leyes existentes. La falta de un estado de derecho en muchos países también hace que las leyes existentes sean a menudo inútiles. En muchos casos, nuestros derechos aún no están reconocidos. Donde existen nuestros propios sistemas de justicia, estos son ignorados de manera sistemática», expone el documento.

Iniciativa Tolerancia Cero 

La iniciativa Tolerancia Cero, de la que también forma parte la  FAPI, busca hacer frente a la violencia, la intimidación y los asesinatos de los miembros de los pueblos indígenas y otros defensores de derechos humanos en las cadenas de suministro mundiales.

El comunicado señala, entre otras cosas que «Estamos amenazados, oprimidos, deslegitimizados, criminalizados, no contamos con el reconocimiento, somos secuestrados y hasta asesinados, todo esto debido a nuestras actividades de movilización como individuos, comunidades, pueblos y organizaciones para proteger nuestra tierra, nuestros territorios y el medio ambiente. Nos nombran y deshonran como “enemigos” del desarrollo, y s

trabaja con una coalición amplia de grupos de apoyo, y en asociación con grupos indígenas y representantes de las comunidades, y pide a las empresas que aborden los asesinatos y la violencia relacionados con la producción y el comercio de productos básicos. Además, esta iniciativa se basa en el trabajo de muchas otras organizaciones que han destacado con éxito que la violencia y la criminalización de los defensores de la tierra y del medio ambiente se encuentran en aumento. Por lo tanto afirma que ahora es el momento de actuar.

Scroll to top